Follow by Email

martes, 19 de octubre de 2010

POR UN FUTURO EN ARMONIA CON LA NATURALEZA

Por Ahmed Djoghlaf

El sostén de la causa de la protección de la biodiversidad procede de los gobiernos de los países más poderosos, afirma el secretario ejecutivo del Convenio sobre la Diversidad Biológica, Ahmed Djoghlaf.

NAGOYA, Japón, 18 oct (Tierramérica).- Desde la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro, que vio nacer el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), las especies y ecosistemas desaparecen a un ritmo cada vez mayor.

"Nuestro esfuerzo para proteger el ambiente mundial acaba de lanzarse. El verdadero desafío es cómo podemos traducir nuestros deseos políticos en acciones futuras para salvar la Tierra. Aunque la cuesta sea muy pronunciada, debemos seguir adelante”, dijo el entonces primer ministro japonés Kiichi Miyazawa en la cumbre de Río.

Dieciocho años después, la necesidad de convertir compromisos políticos en acciones es igual de apremiante.

La tercera edición de la Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica demostró este año que seguimos perdiendo variedad de flora y fauna a un ritmo sin precedentes.

El informe advierte que si los ecosistemas son empujados más allá de ciertos puntos de quiebre, puede ocurrir una degradación irreversible y una pérdida generalizada de los valiosos servicios que nos prestan. El estudio también indica que las medidas que se adopten en las próximas dos décadas determinarán el estado futuro de la biodiversidad.

La décima reunión de la Conferencia de las Partes (COP 10) del CDB, que se celebra desde este lunes 18 hasta el 29 de octubre en la ciudad japonesa de Nagoya, es la ocasión para que la familia humana acuerde una estrategia más allá de 2010 para detener y revertir esta pérdida de especies y ecosistemas.

El sostén de esta causa es de alto nivel. Los ministros de Ambiente del Grupo de los Ocho (G-8) países más poderosos –Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia— respaldaron la meta de reducir significativamente la pérdida de biodiversidad para 2010 y reclamaron mayor compromiso político.

La Iniciativa de Potsdam, la Convocatoria de Kobe de Acción para la Diversidad Biológica y la Carta di Siracusa ayudaron a poner el tema en la agenda de las cumbres del G-8 celebradas en Alemania, Japón e Italia, entre 2007 y 2009.

Este proceso continuó en las cumbres del G-8 y del Grupo de los 20 países industriales y emergentes que se celebraron en Canadá en 2010, y alcanzaron un punto culminante en septiembre cuando, por primera vez, los jefes de Estado y de gobierno hablaron de la importancia de la biodiversidad en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Los 15.000 participantes de la COP 10, que representan a 193 países partes y a sus asociados, deben adoptar una nueva estrategia con una meta para 2020 y una visión para 2050.

En Nagoya, la obligación es traducir esa estrategia y esa visión en planes de acción antes de la próxima COP, que se celebrará en Nueva Delhi, en octubre de 2012.

Se tomarán medidas a todos los niveles. La Cumbre de Aichi Nagoya sobre las Ciudades y la Diversidad Biológica adoptará un plan de acción, junto con un índice de biodiversidad urbana.

Las experiencias de las prefecturas (municipios) japonesas de Aichi, Hyōgo, Chiba e Ishikawa se compartirán con las de otros gobiernos locales. Una cumbre de parlamentarios, convocada con apoyo de la Dieta (parlamento bicameral japonés), ayudará a traducir las decisiones en legislaciones y normas nacionales.

La pérdida de biodiversidad afecta a todas las regiones, pero el impacto se siente más en las zonas económicamente desfavorecidas.

"No se puede hacer frente al hambre, a las enfermedades y a la pobreza al menos que también podamos proporcionar a las personas un ecosistema sano en el que sus economías puedan crecer”, declaró la destacada ambientalista noruega Gro Harlem Brundtland.

Esta sabiduría tuvo eco el mes pasado en Nueva York. Un plan plurianual de cooperación Sur-Sur sobre diversidad biológica y desarrollo fue bien recibido por los 131 ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de los 77 y China. La adopción de un Protocolo Internacional sobre Acceso y Participación en los Beneficios de los Recursos Genéticos será el logro más importante de Nagoya y el tratado ambiental más importante al servicio del desarrollo sostenible.

Se trata de una gran contribución a los Objetivos de Desarrollo del Milenio mediante la aplicación de la tercera meta del CDB: garantizar la distribución justa y equitativa de los beneficios del uso de los recursos genéticos.

Este logro exigirá la voluntad política de todos los países. Y sus socios, incluyendo a las empresas y las comunidades indígenas y campesinas, deben participar en las discusiones de buena fe y con espíritu de acuerdo.

Las partes tienen la obligación de velar por la entrada en vigor del protocolo tan pronto como sea posible, de preferencia antes de la próxima COP en Nueva Delhi.

El liderazgo de Japón y de India será crucial. También será necesaria la asistencia técnica y la creación de infraestructura. El suministro de recursos financieros es clave para la aplicación de todos estos elementos.

Al reunirnos en Nagoya bajo el lema “La vida en armonía hacia el futuro”, no debemos demorarnos para establecer esta alianza mundial.

* Ahmed Djoghlaf es secretario ejecutivo del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Derechos reservados IPS.

domingo, 10 de octubre de 2010

EL MOVIMIENTO ECOLOGISTA.

El movimiento ecologista (algunas veces llamado el movimiento verde o ambientalista) es un variado movimiento político, social y global, que defiende la protección del medio ambiente para satisfacer una necesidad humana, incluyendo necesidades espirituales y sociales. En esos términos, los ecologistas hacen una crítica social más o menos implícita, proponiendo la necesidad de reformas legales y concienciación social tanto en gobiernos, como en empresas y colectivos sociales. El movimiento ecologista está unido con un compromiso para mantener la salud del ser humano en equilibrio con los ecosistemas naturales, se considera la Humanidad como una parte de la Naturaleza y no algo separada de ella.

La existencia de organizaciones ecologistas está estrechamente ligada al desarrollo de los sistemas democráticos y al progreso de las libertades civiles. El movimiento está representado por una amplia y variada gama de organizaciones no gubernamentales, desde el nivel global hasta la escala local. Algunos cuentan con decenios de historia y disponen de importantes infraestructuras a nivel internacional; aunque la mayoría lo forman organizaciones locales de carácter más o menos espontáneo.

Está relacionado con la ecología política. Se entiende que el ecologismo es una postura que postula que es necesario hacer modificaciones significativas en las políticas ambientales de todos los estados del mundo. Hay quienes proponen un cambio radical en el sistema de Estado y se niega la necesidad de más desarrollo en el sentido convencional o capitalista, mientras otros sólo proponen un cambio en la política ambiental, y otros un cambio profundo en la forma de las relaciones sociales y ambientales de producción.

Posiblemente esta política nace en el momento en que se hace patente el deterioro del medio ambiente a causa de los experimentos o el desconocimiento de la actividad humana. En el informe Los límites del crecimiento derivado del club de Roma de los Estados Unidos, nace la inquietud y surgen multitud de grupos políticos ambientalistas o ecologistas en ese país. Es importante notar que la ecología política y el ecologismo no siempre son partidarios de un ecocentrismo absoluto.


Retrato de Rachel Carson, escritora del libro «Primavera silenciosa».
Imagen de La Tierra vista desde el Apollo 17 en 1972.Contenido [ocultar]
1 Origen del movimiento ecologista
2 Ámbito del movimiento
3 Fundamentos del movimiento ecologista
4 Derechos Ambientales
5 El rol de la ciencia
6 Enfoque renovado hacia la acción local
7 Cine y ecología
7.1 Las 100 mejores películas sobre medio ambiente
8 Ecología y alimentación: el "Slow food"
9 Véase también
10 Nombres propios
11 Referencias
12 Enlaces externos

[editar] Origen del movimiento ecologista
El Movimiento Ecologista tiene tres raíces principales: conservación y regeneración de los recursos naturales, preservación de la vida silvestre y el movimiento para reducir la contaminación y mejorar la vida urbana.

El movimiento ecologista se expresó de forma más apasionada en la cúspide de la era industrial: cerca del tercer cuarto del siglo XX. Los "clásicos" ecologistas modernos empezaron en ese periodo con el trabajo de Rachel Carson que proveyó el primer toque de rebato sobre la llegada de la muerte del planeta debido a la actividad humana.

Durante los años 50, 60 y 70, ocurrieron varios eventos que avivaron la conciencia medioambiental del daño al entorno causado por el hombre. En 1954, los 23 miembros de la tripulación del buque pesquero Daigo Fukuryū Maru fueron expuestos a un escape radioactivo de una prueba de bomba de hidrógeno en el atolón Bikini. En 1969 hubo un vertido en una excavación petrolífera en el Canal de Santa Bárbara de California. Otros hechos importantes fueron la protesta de Barry Commoner contra los ensayos nucleares, el libro «Silent Spring» (Primavera Silenciosa) de Rachel Carson así como "The Population Bomb" (La bomba demográfica) de Paul R. Ehrlich. Todo esto añadió ansiedad sobre el medio ambiente. Además, las fotografías de la Tierra desde el espacio subrayaban que el planeta era pequeño y frágil.

El movimiento ecologista inicial se centraba fuertemente en la reducción de la contaminación y en la protección de las reservas de recursos naturales tales como agua y aire. Las presiones de desarrollo en rápida expansión también acuciaron considerables esfuerzos para preservar territorios únicos y hábitats de vida silvestre, para proteger las especies en peligro de extinción antes de que desapareciesen. En los Estados Unidos, durante la década de 1970 se aprobaron leyes como el Clean Water Act, Clean Air Act, Endangered Species Act y National Environmental Policy Act (Decreto Ley de Agua Limpia, Decreto Ley de Aire Limpio, Decreto Ley de Especie en Peligro de Extinción, y Decreto Ley de Política Medioambiental Nacional, respectivamente), las cuales han sido las cimientos para los estándares medioambientales desde entonces.

Gracias al movimiento ecologista la conciencia pública y las ciencias del medioambiente han mejorado en los últimos años. Las preocupaciones medioambientales se han ampliado incluyendo conceptos como la "sostenibilidad", el agujero de ozono, el cambio climático, la lluvia ácida, y la contaminación genética.

La mayoría de los ecologistas tienen objetivos similares aunque frecuentemente no están de acuerdo en los detalles como el énfasis, las prioridades o la forma de actuar.

Los movimientos ecologistas a menudo interaccionan o están ligados con otros movimientos sociales con puntos de vista morales parecidos, p.e. el movimiento pacifista, los derechos humanos, y los derechos de los animales; contra las armas nucleares, y/o la energía nuclear, las enfermedades endémicas, la pobreza, el hambre, etc.

[editar] Ámbito del movimiento
El movimiento de conservación que busca proteger la estética tradicional de las áreas naturales, el uso para consumo (caza, pesca, captura) y el terreno filosófico.
El movimiento medioambiental tiene un ámbito más amplio, que incluye todos los paisajes.
El movimiento de salud medioambiental que data al menos de las reformas urbanas que incluían al abastecimiento de agua limpia, un manejo más eficiente mediante alcantarillado de la eliminación de las aguas residuales, y la reducción de condiciones de vida sanitariamente inhumanas. Hoy en día la salud medioambiental está más relacionada con la nutrición, la medicina preventiva, envejecimiento sano y otras preocupaciones específicas del bienestar del cuerpo humano. En éstas, el entorno natural es de interés sobre todo como un medio de alerta sobre lo que podría ocurrir a los humanos.
El movimiento ecológico enfocado según la Hipótesis Gaia, que valora la Tierra y otras interrelaciones entre las ciencias humanas y las relaciones humanas. La Ecología Profunda, parecida a la anterior, era más espiritual aunque frecuentemente alegaba ser ciencia.
La Justicia Medioambiental es un movimiento que comenzó en Estados Unidos en los años 80 y busca el final del racismo medioambiental. A menudo, las comunidades minoritarias y aquéllos con pocos ingresos viven situados cerca de autopistas, vertederos y fábricas, donde están expuestos a una mayor contaminación y peligro medioambiental que el resto de la población. El movimiento de Justicia Medioambiental busca un enlace "social" y "ecológico" para los problemas medioambientales, al mismo tiempo manteniendo a los ecologistas conscientes de la dinámica en su propio movimiento, por ejemplo racismo, sexismo, homofobia, clasismo, y otros males de la cultura dominante.
Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas.
Puedes añadirlas así o avisar al autor principal del artículo en su página de discusión pegando: {{subst:Aviso referencias|Movimiento ecologista}} ~~~~

[editar] Fundamentos del movimiento ecologista
Un informe publicado en 1972 por el Club de Roma de los Estados Unidos, llamado The Limits to Growth (Los límites del crecimiento) esbozó algunas de las preocupaciones de los ecologistas. Otro informe del mismo país, llamado The Global 2000 Report to the President (El Informe Global al Presidente), publicado más tarde por el Consejo de Calidad Medioambiental, informaba hallazgos similares pero fue ampliamente ignorado. Más recientemente el Millennium Ecosystem Assessment (Evaluación del Ecosistema del Milenio) aporta vindicación al movimiento.

[editar] Derechos Ambientales
Muchos pleitos ambientales proponen la cuestión acerca de quien tiene más derecho: ¿están las cuestiones legales limitadas a los dueños de propiedades, o tiene el público general el derecho a intervenir? el ensayo de Christopher D. Stone "Should trees have standing?" (¿Deberían los árboles tener derechos?) abordaba seriamente la cuestión sobre si los objetos naturales en sí mismo deberían tener derechos legales, incluyendo el derecho a participar en los pleitos. Stone sugirió que no había nada absurda en este punto de vista, y recalcó que muchas entidades que ahora tienen derechos legales eran, en el pasado, tomadas como "cosas" sin derechos legales; por ejemplos los extranjeros, los hijos y las mujeres. Su ensayo es a veces tomado como una falacia de personificación.

Uno de los primeros juicios en establecer que los ciudadanos pueden realizar demandas por daños estéticos y al entorno en EE.UU. fue el caso Scenic Hudson Conference contra Federal Power Commision, decidido en 1965 por el Segundo Circuito de la Corte de Apelaciones. El caso ayudó a parar la construcción de una planta energética en Montaña Storm King en el estado de Nueva York. Véase también Ley Ambiental de EE.UU. y David Sive, un abogado que estuvo envuelto en el caso.

[editar] El rol de la ciencia
En gran parte debido a esta crítica política y confusión, una preocupación creciente por los problemas de salud ambiental causados por los pesticidas, algunos biólogos serios y ecologistas crearon un movimiento ecológico científico que no confundiese datos empíricos con visiones de un mundo futuro mejor.

En la actualidad es la ciencia de la ecología, más que los objetivos estéticos, la que provee la base de unidad a la mayoría de ecologistas. Todos aceptarían cierto nivel de contraste científico en las decisiones acerca de biodiversidad o uso forestal. La Biología de la conservación es un campo de importancia y en rápido desarrollo.

Una manera de evitar el estigma de un "ismo" fue evolucionar los grupos iniciales antinucleares hacia partidos verdes más científicos, brotando ONGs como Greenpeace y Amigos de la Tierra, y grupos dedicados a proteger la biodiversidad global y prevenir el cambio climático. Pero en el proceso, gran parte del aliciente emocional y de los fines estéticos se perdieron; estos grupos tienen puntos de vistas éticos y políticos bien definidos, respaldados por dura ciencia.

[editar] Enfoque renovado hacia la acción local
No obstante, el 'movimiento ambiental actualmente persiste en muchos grupos locales pequeños, frecuentemente dentro de ecorregiones, promoviendo los valores estéticos y espirituales que Thoreau o aquellos que reescribieron la respuesta del Jefe Seattle reconocerían. Algunos se asemejan al antiguo movimiento de conservación estadounidense - cuya expresión moderna la forman Nature Conservancy, National Audubon Society y National Geographic Society - organizaciones estadounidenses de influencia mundial.

Estos grupos políticamente neutrales tienden a evitar conflictos globales y ver el acuerdo de un conflicto entre humanos separado de lo que respecta a la naturaleza - en contradicción directa con el movimiento de la Ecología y el movimiento por la Paz que tienen un número creciente de estrechos enlaces: Mientras que partidos verdes, la Sea Shepherd Conservation Society, Greenpeace, y grupos como the Activist Magazine por ejemplo, ven la ecología y la biodiversidad y un final de las extinciones como algo absolutamente básico para la paz, algunos grupos locales puede que no, y pueden ver un alto nivel de competición global y conflicto como justificable si les permite preservar sus propia identidad local. Esto les resulta egoísta a algunos. No obstante, esos grupos no tienden a quemarse sino a sostenerse por largos períodos, incluso generaciones, protegiendo tesoros locales. La Water Keepers Alliance es un buen ejemplo de este tipo de grupos que se aferran a las cuestiones locales.

Las visiones y confusiones, sin embargo, persisten. La nueva visión tribalista de la sociedad, por ejemplo, se hace eco de las preocupaciones de los primeros ecologista en cierto grado. Y un número en aumento de grupos locales encuentran el beneficio de la colaboración, como con métodos de decisiones por consenso o políticas simultáneas, o confiando en recursos legales comunes, o incluso un glosario común. A pesar de esto, las diferencias entre los distintos grupos que componen el movimiento medioambiental moderno tienden a tener más peso que esas similitudes, y raramente cooperan directamente excepto en las cuestiones globales más importantes.

Grupos como The Bioregional Revolution están haciendo una llamada sobre la necesidad de tender un puente entre estas diferencias, pues afirman que los problemas que convergen en el siglo XXI nos obligan a tomar una acción decisiva. Promueven el biorregionalismo, la permacultura, y las economías locales como solución a estos problemas, la sobrepoblación, el cambio climático, las epidemias globales, y la escasez de agua pero más notablemente a la Teoría del pico de Hubbert -- la predicción de que es probable de que lleguemos a un máximo en la producción global de petróleo que podría significar cambios drásticos en muchos aspectos de nuestra vida diaria.




[editar] Cine y ecología
A lo largo de los años, la problemática de la contaminación y destrucción del medio ambiente se ha intentado plantear desde múltiples perspectivas y soportes, buscando siempre causar un efecto modificador de la conducta que realmente nos lleve a una definitiva concienciación sobre la necesidad de conservar nuestro entorno. Sin embargo, aunque ciertamente se hayan conseguido algunos progresos, todavía queda mucho camino por andar.

Uno de los medios que más se están empleando en los últimos tiempos para hacer llegar al público ideas medioambientales es el cine. El lenguaje cinematográfico tiene mucho de emocional, y tal vez esta vía sea más indicada que la racional a la hora de hablar directamente a la conciencia humana.

Tal y como asegura el profesor Enrique Martínez-Salanova en su página web Cine y Educación [1], "el cine no solamente ha puesto en contacto al hombre con la naturaleza, los paisajes exóticos y el documental de naturaleza, sino que además ha sido, y sigue siendo en ocasiones, militante activo en la lucha por la defensa del medio ambiente". Además, el cine ha sido, desde su nacimiento, el más poderoso vehículo de transmisión de conocimientos y de culturas, aportando a sus espectadores infinitas posibilidades de encuentro con paisajes, naturaleza, lugares y costumbres.

Películas tan antiguas como Tarzán (1918) o King Kong (1933), ya basaban su argumento en la intromisión del hombre blanco en las selvas vírgenes. El compromiso ya estaba, por tanto, presente desde los orígenes del cine, aunque con los años se ha ido haciendo más manifiesto.

[editar] Las 100 mejores películas sobre medio ambiente
En los últimos tiempos, el tema del cine como modo de remover la conciencia medioambiental del público está cobrando tanto auge que incluso ha sido elaborada una lista con las 100 mejores películas sobre ecología, amor a la naturaleza, polución y medio ambiente. La autoría de dicha relación de tìtulos corresponde a la página web decine21.com [2], pero ha tenido tanto éxito que incluso ha sido alabada y recomendada por diversas páginas y blogs sobre ecología y medio ambiente.[cita requerida] La lista en cuestión es la siguiente:




1. La princesa Mononoke
2. Wall-E
3. Los últimos días del Edén
4. Erin Brockovich
5. Hacia rutas salvajes
6. El corcel negro
7. Los lobos no lloran
8. La chica de París
9. El oso
10. Acción civil
11. ¿Quién mató al coche eléctrico?
12. Gomorra
13. The Corporation
14. Bailando con lobos
15. Waterworld
16. Bambi
17. Búho Gris
18. Cien clavos
19. Corriendo libre
20. Colmillo Blanco
21. Cuando el destino nos alcance
22. Hijos de los hombres
23. Dersu Uzala
24. Defensa
25. Grizzly Man
26. El desafío (1997)
27. El río de la vida
28. El hombre que susurraba a los caballos
29. Encuentros en el fin del mundo
30. Nómadas del viento
31. El viaje del emperador
32. Fiesta de fuego
33. Una verdad incómoda
34. Koyaanisqatsi
35. Inteligencia artificial
36. El día de mañana
37. Gattaca
38. El nuevo mundo
39. Apocalypto
40. La selva esmeralda
41. Las aventuras de Jeremiah Johnson
42. Las ratas
43. Hombres de Aran
44. El secreto de la isla de las focas
45. Master and Commander. Al otro lado del mundo
46. Nausicaä del Valle del Viento
47. El viaje de Chihiro
48. Planeta Tierra
49. Ponyo en el acantilado
50. La infancia de Iván
51. Un tipo genial
52. Vecinos invasores
53. Volando libre
54. La tierra tiembla
55. La hora 11
56. Baraka
57. Muerte en los pantanos
58. La pesadilla de Darwin
59. Star Trek IV - Misión: Salvar la Tierra
60. Gorilas en la niebla
61. Happy Feet. Rompiendo el hielo
62. Viento en los sauces
63. Mi gran amigo Joe
64. La costa de los mosquitos
65. Lungo il fiume
66. Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos
67. Tarzán de los monos
68. La misión
69. Whale Rider
70. Parque Jurásico
71. ¡Hatari!
72. Nacida libre
73. Memorias de África
74. Robinson Crusoe
75. King Kong
76. Tierra
77. Ice Age: La Edad de Hielo
78. Ultimátum a la Tierra
79. Nosotros alimentamos al mundo
80. Miss Potter
81. Tulsa, ciudad de lucha
82. El rey León
83. El jardinero fiel
84. Las montañas de la luna
85. La fuerza del viento
86. El señor de las moscas
87. La playa
88. La conquista del Oeste
89. Limbo
90. El libro de la selva
91. El libro de la selva (1942)
92. El hombre de una tierra salvaje
93. Urga
94. Atrapados en el hielo
95. Aguirre, la cólera de Dios
96. El síndrome de China
97. Silkwood
98. Nanook el esquimal
99. El incidente
100. Profecía maldita
Se nos habla en estas películas del cambio climático, de una sobreexplotación de los recursos, de especies que podrían desaparecer y de energía no limpia, y la belleza de la creación plasmada en ellas invita a la comunión con la naturaleza.

[editar] Ecología y alimentación: el "Slow food"
En nuestra sociedad se ha generalizado el interés por lograr una vida sana y saludable. Mucha gente busca prácticas y actividades que, en su día a día, le permitan mantener cierta calidad de bienestar, que contrarreste el acelerado ritmo al que somete la sociedad en la que vivimos. Una de estas prácticas que las personas intentan introducir en su cotidianeidad es una alimentación saludable.

La invasión de comida rápida que ha tenido lugar a nivel internacional en las últimas décadas, ha provocado la reacción de diferentes colectivos que se oponen a esta práctica mientras que otros no dejan de ver en este tipo de alimentación una vía de escape para aquellos días de prisas, estrés y falta de tiempo. Un claro ejemplo de estos colectivos, es la campaña de “Slow Food” promovida a nivel internacional y con presencia ya en España[3].

SLOW FOOD Y OPINIÓN PÚBLICA El Slow Food es un movimiento reciente, ha surgido hace un par de décadas y a pesar de su extensión por todo el mundo y de poseer representación en más de 80 países, la opinión pública respecto a este tema no está muy posicionada. La base fundamental de este hecho es el desconocimiento sobre la filosofía y la esencia en sí misma del movimiento. Además, existen ciertas deas negativas sobre el movimiento, como puede ser el elevado precio de los productos. La gran mayoría de los ciudadanos no poseen mucha información sobre la campaña slowfood[www.elcorreo.es]. Tanto los jóvenes como las personas adultas conocen, en cierta medida, el movimiento o han oído hablar de él; sin embargo, esto no se producen en personas de tercera edad las cuales no poseen información alguna cuando se le pregunta al respecto. Entre las opiniones más extendidas, está la idea de que detrás del movimiento subyace una práctica alimenticia dirigida a las élites debido al elevado precio de sus productos lo que produce cierto desinterés y la ausencia de la sensación de que el movimiento pueda aportarles algo. Por tanto, la campaña del Slowfood no es una actividad en la que muchas personas se refugien para conseguir este bienestar alimenticio. ¿Las causas? El desconocimiento, la desinformación, el elevado precio, el desinterés, los prejuicios.

No podemos atrevernos a adivinar la tendencia del movimiento en un tiempo futuro. Bien es cierto, que cada vez existen más socios del slowfood y comparten su filosofía alimenticia e incluso participan de las actividades. No obstante, el movimiento Slow Food está muy bien estructurado y realiza actividades y campañas en diferentes ámbitos de la sociedad –desde consumidores hasta productores- todo ello acorde a su filosofía y a sus principios. Para todo ello, se apoya en una seria de campañas y prácticas comunicativas que intentan acercarla a la sociedad.

- Campañas y Comunicación: El movimiento Slowfood desarrolla ciertas estrategias para hacerse un hueco cada vez mayor en la opinión pública, para “crear interés en el público”. Estas estrategias, fundamentalmente, son: 1. Lanzamiento de Campañas. Estas, por ejemplo, promueven el precio justo, la obligación de indicar en las etiquetas la procedencia de los productos… 2. Edición de una serie de publicaciones. Libros, revistas, boletines, guías… Podemos destacar la "Guía Slowfood"[www.slowfood.es]que ofrece una completa información sobre todo el movimiento en sí mismo. 3. Ofrece constantemente información y noticias actualizadas. En la página web se puede encontrar, además de información actualizada, invitaciones a los usuarios para que se unan a este movimiento de la siguiente manera: “Hazte socio de una extensa comunidad internacional que defiende a ganaderos, pescadores y producciones alimentarias sostenibles”. 4. Por otro lado, Slow Food Times es una newsletter electrónica mensual con las noticias de los Convivia de todo el mundo. Además, en los últimos años el movimiento Slowfood ha conducido “con éxito” diferentes campañas con las que intentan sensibilizar a la opinión pública sobre las cuestiones relacionadas con la alimentación.

Como conclusión, podemos afirmar que el movimiento Slowfood está surgiendo ahora. Poco a poco, va teniendo más socios y haciéndose un hueco en la opinión pública, sin embargo, no lo suficiente. Aún son muchas las personas –de todas las edades- que desconocen este movimiento y que incluso carecen del interés necesario para informarse o preocuparse por el tema. A pesar de las campañas de comunicación que la asociación promueve y de tener una página web completísima con todo tipo de información y de documentos explicativos, el movimiento no es conocido lo suficiente. Esto, sin duda, es una clara prueba de cómo los intereses de la sociedad van cambiando y hacen que unos temas estén en el candelero en detrimento de otros que pasan a un segundo plano. Son los ciudadanos y toda la opinión pública los que determinan que un tema concreto tenga importancia o no. Los hábitos, las costumbres, los intereses… unidos al poder de aquellas personas que conscientes del valor de esta opinión pública son capaces de influir en ella.